Desmontando los mitos de la iluminación LED

mitos sobre la iluminacion led

Aunque cada vez más gente aprecia las ventajas de la iluminación LED, todavía hay algún que otro malentendido por ahí. Desde Compratuled vamos a arrojar luz sobre algunos de los mitos más comunes para que tengas una idea más clara de cómo los LED son el presente y futuro de la iluminación.

Los 8 mitos sobre la iluminación LED que necesitas saber

Mito 1: Las bombillas LED no se calientan

Aunque es cierto que no emiten tanto calor como otras fuentes de luz, todas las bombillas emiten algo, así que no te dejes engañar. Las bombillas LED no son una excepción a esa regla, sin embargo, si la bombilla LED está bien instalada, puedes tocarla sin riesgo de quemarte, de ahí el mito.

Mito 2: Son tan eficientes que se necesitan años para que se apaguen

Una vez más, no es falso decir que las bombillas LED son increíblemente eficientes energéticamente. Es por eso que se incentiva tanto que la gente cambie de bombillas incandescentes y halógenas a LEDs. Sin embargo, lo gracioso es que las bombillas LED nunca se apagan de repente. A medida que se acercan a sus últimos días (la vida media está entre las 30.000 y 50.000 horas), comienzan a volverse gradualmente más tenues.

Mito 3: Las bombillas LED son caras

Esto es algo de lo que mucha gente se preocupa, y con razón. Sin embargo, esta afirmación solo es cierta si se habla desde la perspectiva de cuánto cuesta por adelantado.

Sin lugar a dudas, las bombillas LED son algo más caras que muchas de las viejas alternativas. Pero ojo a ese adjetivo, viejas, porque muchas de esas bombillas ya no se pueden fabricar por varios motivos (eficiencia, medio ambiente…).

Para entender cuál es el coste total de la iluminación LED, necesitas verlo en términos de vida útil completa. Esto ayuda a establecer su valor, especialmente en un entorno comercial como cuando se actualiza la iluminación de oficinas con LED.

Aunque la bombilla LED, panel LED, tubo LED…, serán más caros, el gasto de electricidad será más bajo, en muchos casos por lo menos en un 75%. Además, no tendrás que seguir sustituyendo las bombillas cada poco tiempo y prácticamente no necesitan mantenimiento.

Mito 4: Las bombillas LED solo dan luz blanca

Directamente, esto no es cierto. Cualquier tipo de iluminación LED que veas que parezca blanca, es en realidad un LED azul con una capa especial de fósforo amarillo, para dar la ilusión de una luz blanca. Lo cual no debes confundir con la temperatura de color.

Mito 5: La iluminación LED sigue cambiando, así que esperaré hasta que sea aún mejor

Sí, es cierto que los LEDs están en un estado constante de evolución. Sin embargo, esperar hasta que “mejore” no es realmente una opción sensata. Es posible, por ejemplo, que los LEDs nunca dejen de cambiar.

¿Dirías lo mismo de un ordenador? ¿Esperando a que mejoren? Por supuesto que no, porque te estarías perdiendo todos los beneficios que ordenadores, móviles, etc., pueden ofrecerte ahora. Lo mismo ocurre con las bombillas LED.

Mito 6: Los LEDs no son tan brillantes como mis viejas bombillas

Aquí necesitas entender cómo se medía el brillo de las bombillas halógenas, y cómo debería haber sido. En el pasado, el vatiaje era lo que se usaba para medir el brillo, cuando en realidad debería haber sido en lúmenes. Esto ha llevado a la gran mayoría de clientes a comprar la iluminación equivocada, especialmente cuando se trata de bombillas LED.

Por lo tanto, frases en las etiquetas que dicen cosas como “similares a 60W”  o “reemplazan a una bombilla de 60W” están hechas para confundir. Nosotros, como consumidores, tenemos que dejar fijarnos en el vataje y prestar más atención a la luminosidad (lúmenes). Por ejemplo, una bombilla LED de 9 vatios tiene la misma cantidad de luz que una bombilla incandescente de 60 vatios.

Mito 7: Las bombillas LED tardan mucho en encenderse

Este es uno de los mitos más populares de los LED. La verdad es que los productos de iluminación LED se iluminan de forma instantánea y no necesitan más tiempo que otros tipos de iluminación. Incluso se pueden encender y apagar una y otra vez sin acortar su vida útil.

Mito 8: Las luces LED son perjudiciales para la salud

Falso. Se ha demostrado científicamente que la iluminación LED es la mejor fuente de iluminación para los ojos. Las bombillas LED no contienen mercurio, plomo ni ningún otro material tóxico.

162 Total vistas 1 Hoy

Deja un comentario