Cambio en la etiqueta energética de los electrodomésticos

La nueva etiqueta energética

En Compratuled hemos publicado varios posts con consejos sobre cómo ahorrar en la factura de la luz y favorecer el medioambiente, cuánto se ahorra si te pasas a las bombillas LED o cómo ahorrar energía en la comunidad de vecinos. El último de ellos hablaba sobre el cambio en la tarifa de la luz, donde también te dábamos varias recomendaciones sobre el ahorro energético. Uno de nuestros consejos en este artículo era elegir los electrodomésticos más eficientes, por lo que en post de hoy te explicamos cómo ha cambiado la etiqueta de eficiencia energética y cuál es la que se utiliza ahora a partir del cambio que se produjo el 1 de marzo de este mismo año.

La etiqueta energética en España

La etiqueta energética indica el consumo energético de los electrodomésticos, promoviendo la eficiencia y el ahorro energético, además de proteger el medioambiente.
El pasado 1 de marzo de 2021 se realizó una actualización y simplificación de esta etiqueta obligatoria en la mayoría de nuestros electrodomésticos para hacerla más clara, comprensible y fácil de entender.

Clasificación energética anterior

Los electrodomésticos que obligatoriamente deben llevar el etiquetado energético son los aparatos de aire acondicionado, los calentadores de agua, los congeladores y frigoríficos, las lámparas y bombillas, los hornos, las lavadoras y secadoras de ropa, los lavavajillas y las televisiones y pantallas.

  • Categorías A+++, A++, A+: Son las etiquetas que representan el nivel más alto de eficiencia energética. Estas etiquetas se representan con el color verde.
  • Categorías A y B: Son las etiquetas que representan un consumo moderado de luz. Estas etiquetas están representadas con el color amarillo y naranja.
  • Categorías C y D: Son las etiquetas que representan un alto consumo de electricidad y, por lo tanto, son las menos eficientes. Se representan con el color naranja oscuro y rojo.

Clasificación energética actual

El pasado mes de marzo de 2021 se decidió cambiar el etiquetado energético de los electrodomésticos para que sea más fácil y comprensible para la población.
Ahora se utiliza una escala de letras de la A a la G y los colores de antes. Las primeras letras del abecedario y los colores verdes indican una mayor eficiencia energética que las etiquetas con los colores cálidos, que indican que los electrodomésticos son de baja eficiencia. Por lo tanto:

  • Las etiquetas A+++, A++ y A+ desaparecen. No hay una correspondencia clara ni establecida entre la etiqueta antigua y la nueva.
  • Aparecen las nuevas categorías E, F y G.
  • De momento ningún electrodoméstico estará catalogado con la etiqueta A, ya que se reserva a nuevas tecnologías más eficientes que están por llegar.
  • El etiquetado debe incorporar un código QR que pueda ser interpretado por el smartphone para ofrecer información complementaria.
  • Los electrodomésticos que están obligados a presentar este nuevo etiquetado en la primera fase son los frigoríficos, los lavavajillas, las lavadoras, los televisores, las pantallas y las lámparas.
  • Esta nueva etiqueta no solo incluirá información sobre el consumo de energía, sino otros datos como el consumo de agua, la capacidad de carga o almacenamiento, o el ruido que los electrodomésticos puedan generar.
  • La información obligatoria que deberá contener la etiqueta energética será el fabricante, la marca, el modelo de electrodoméstico, el consumo de energía anual expresado en kWh, el tipo de aparato y el ruido expresado en decibelios, clasificado de la letra A a la letra D, además del código QR mencionado anteriormente.

Etiqueta energética vs Certificado de eficiencia energética

Es muy importante no confundir estos dos términos entre sí ya que no significan lo mismo:

  • Etiqueta energética: Indica el consumo energético de los electrodomésticos y caduca a los 10 años de su emisión, por lo que pasado ese tiempo, es aconsejable sustituirlos por unos nuevos o revisar su funcionamiento.
  • Certificado de eficiencia energética: Es un concepto totalmente diferente al de la etiqueta energética. Se trata de un documento oficial que informa sobre el consumo energético y las emisiones de CO2 de un inmueble, y debe ser expedido por un técnico.

Por qué elegir electrodomésticos o productos con etiquetas energéticas eficientes

Los electrodomésticos o productos de iluminación más eficientes como las bombillas LED suelen ser más caros por regla general que los productos convencionales como las bombillas halógenas, lo que supone una mayor inversión inicial.
No obstante, consumen entre un 25% y un 40% menos que los electrodomésticos de una clasificación energética inferior, por lo que supondrán un mayor ahorro en la factura de la luz.
Debido a que consumen menos energía y recursos, también contribuyen al cuidado del medioambiente.

Esperamos que este artículo sobre el cambio de las etiquetas energéticas te haya resultado de mucha utilidad.

Déjanos en comentarios si tienes alguna duda sobre la que queramos que escribamos un post informativo.

No olvides que puedes encontrarnos en nuestras redes sociales Instagram, Facebook, Pinterest y LinkedIn.

¡Nos vemos en la siguiente publicación!

237 Total vistas 1 Hoy

Deja una respuesta